El Comienzo de la Educación

Ya desde el embarazo le hablamos al bebé, le ponemos música o estimulamos con modernos mecanismos con la intención, y diversos estudios señalan que así es, de favorecer su desarrollo e inteligencia y, seamos francos,  empezar a dejar nuestra huella en él o ella. Afortunadamente, ahora también sabemos que la educación emocional comienza antes del nacimiento. Ya no sólo cuidamos de la salud física de la madre, también cuidamos de su salud emocional. Me gustaría poder decir que también procuramos que el nacimiento sea respetado, pero, aunque se está trabajando en ello, aún queda mucho camino por recorrer en ese aspecto. y no sólo en el personal encargado de acompañar a las familias en el proceso del parto y nacimiento, sino también en la concienciación de las madres y padres que van a recibir al nuevo miembro de la familia.

Recientemente, he leído un artículo de una conocida feminista en el que declaraba abiertamente y con orgullo que estaba en contra de la lactancia materna. O, al menos, este es el título. Leyéndolo despacio y leyendo también las declaraciones posteriores, se deduce que no es que esté en contra, sino que ella no quiso dar el pecho y le parece que el biberón es una alternativa, no sólo aceptable, que por descontado lo es, sino incluso aconsejable.
Esta lectura me ha obligado a reflexionar sobre mis propias creencias. No sobre la lactancia materna, ahí no hay discusión. No lo digo yo, lo dice la OMS, numerosos estudios científicos y cualquier pediatra que no haya sido comprado por una marca de leche artificial.

Mis reflexiones van por otro camino, la libertad de elección. Yo decido como criar a mis hijos, y de la misma manera lo deciden todas las madres del mundo. ¿Quién soy yo o es nadie para juzgar a ninguna madre por la forma de criar, alimentar o educar? Siempre que se haga desde el amor y el respeto, por supuesto. Está claro que cada decisión la tomamos  con la información, herramientas y toda la carga de nuestra educación y experiencia previa que disponemos en un momento determinado.

Ahora bien, lo siguiente que me planteo es la motivación de una madre para no dar lo mejor a su hijo. ¿Es realmente libre albedrío?  Quizás, pero yo puedo ver la sombra del patriarcado revoloteando sobre la lactancia artificial, los partos medicalizados, los métodos conductistas de crianza tipo estivill y la educación enfocada a la producción.

Miedo me da. En fin, la conclusión a la que llego, es que la educación no comienza en el embarazo, viene de atrás de cuando estabamos nosotras en el útero o cuando lo estaban nuestras madres. ¿O antes? El camino el largo y lento, pero la dirección es correcta.

Anuncios

Acerca de DeboBug

Básicamente un bichillo del bosque perdido en este mundo....
Esta entrada fue publicada en Crianza Natural y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Comienzo de la Educación

  1. DeboBug dijo:

    La puerta al debate siempre está abierta. Mi visión ya está sobre la mesa. Espero las vuestras.

  2. Evaave dijo:

    Muy buen articulo, deja muchas puertas abiertas al debate ciertamente, si quieres lo iniciamos….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s